Stranger Things . Carta de amor a los años 80

st3

Stranger Things ha sido como un amor de verano. De los que llegan sin saber cómo, es efímero y se acaba rápido, dejándote con una terrible sensación de añoranza.
No os engañaré, no es la mejor serie que he visto. Pero ojo, sí me atrevo a decir que es de las que más me ha enganchado, yo que casi nunca había sufrido el síndrome del ‘venga, un capítulo más…’.
Netflix se lo está currando mucho. Stranger Things, Narcos o The Get Down justifican por sí solas la suscripción a la plataforma.
Tengo que aclarar que soy de los que prefieren las series de temporadas cortas. El formato de 8-10 capítulos de 50 minutos me parece el ideal. Juego de Tronos, True Detective o Fargo ya lo han popularizado y creo que la tendencia es esa.
Volviendo a Stranger Things, como nostálgico y amante de los 80 que me considero, era bastante sencillo contentarme. Llevaba muchos años esperando un producto similar.
Pese a intentos medio fallidos como Super 8’ de J.J. Abrams, mis esperanzas de ver algo que me produjera una sensación parecida al contenido audiovisual que añoro, seguían vivas. Y voilà! Aparece Stranger Things, revoluciona a los nacidos y crecidos en los 80 y se convierte en la serie del verano a nivel mundial.

cartel-stranger-things

Lejos de aspirar a ser un producto que agrade a todos, Stranger Things es un homenaje-regalo a toda una generación que crecimos flipando con las pelis de Spielberg, John Carpenter y los libros de Stephen King.
Lo entrañable de la pandilla (curioso que Will, el protagonista de la historia, sea el personaje que menos aparece en pantalla), los toques de retro sci-fi, el halo de terror y misticismo en la atmósfera, el humor geek (que no freak), la cuidada producción, la reconocible banda sonora repleta de éxitos de los 80, unos extraordinarios títulos de crédito copiando la tipografía de las portadas de los libros de Stephen King, acompañada de música creada con sintetizadores al más puro estilo TRON o Blade Runner.…
¡Son tantas las razones para recomendaros la serie a aquellos que no la hayáis visto ya!

st4

¡ATENCIÓN! Spoilers a partir de aquí.
Continúa leyendo bajo tu responsabilidad

Los Goonies, Alien, E.T., Poltergeist, Carrie… son tantas las referencias de las que mama la serie que hasta canta un poco en algunas ocasiones. Stranger Things huele a Amblin por todos lados.
He aquí algunos ejemplos:
¿No os recuerda la secuencia de Mike escondiendo a 11 en su casa a la de Elliot escondiendo a E.T.? ¿O la de Elliot en la parte de atrás de su casa comparada con la de Will huyendo del Demogorgon? Joder, porque son clavadas…
La apariencia de algunos personajes es igual a la de algunas pelis míticas. Dustin, Lucas, Will y Mike son la copia exacta a la pandilla de los Goonies, perdedores en su entorno más cercano, por casualidad llevados a vivir una magnífica aventura que hará de ellos auténticos héroes.
Los fenómenos paranormales y de terror tienen un tufillo inconfundible a Carrie, El Resplandor, Poltergeist o Alien.
Os dejo un vídeo comparativa relacionando secuencias de la serie con las películas que he ido mencionando.
Referencias mostradas en el vídeo: Los Goonies, Alien, E.T., Firestarter, Poltergeist, Encuentros en la 3a fase, Pesadilla en Elm Street, Los Exploradores, El Resplandor, Cuenta conmigo, Carrie, Commando…

El personaje de 11 ‘Eleven’ es enternecedor, magníficamente interpretado por Millie Bobby Brown consigue que nos encariñemos de ella desde el principio.
Del resto del casting destacar la vuelta a escena de mi querida Winona Ryder. Desaparecida en combate desde hace un tiempo, veremos si Stranger Things le supone un renacimiento en pantalla.
La serie se cierra bien. De hecho, la podrían haber finiquitado y hubiera quedado redonda. Pero ay, el dinerico… Netflix sabía de sobras que estaba produciendo un pepinazo y los últimos 5 minutos de cinta reabren la historia, a sabiendas de que si funcionaba (que lo ha hecho) podrían estirar del hilo de una segunda temporada.
Y las segundas temporadas me aterran aún más que el mismísimo Demogorgon. Siempre hay excepciones como Fargo donde la 2ª entrega supera a la 1ª (según mi criterio claro), pero… ojalá me equivoque. El verano de 2017 saldremos de dudas, ahora que se ha confirmado oficialmente su rodaje.
Hasta entonces, esperaré merendando bocatas de Nocilla, bebiendo Tang de naranja y echando una partida al Dungeons & Dragons con mi pandilla.
Lo que está claro, es que si algún día vuelve a fallar alguna bombilla en casa, puede que nada vuelva a ser lo mismo…

winona-stranger

Deja un comentario